Miles de Venezolanos Cruzan la Frontera para Comprar Comida

Miles de Venezolanos Cruzan la Frontera para Comprar Comida

Las autoridades migratorias en Colombia estiman que mas de 70 mil venezolanos cruzaron la frontera este fin de semana para comprar alimentos y medicinas.
La apertura de la frontera se produjo de manera extraoficial, aparentemente el gobierno aún no ha decretado ningún tipo de emergencia, más sin embargo, desde la semana pasada la guardia nacional permite que los venezolanos atraviesen el puente internacional Simón Bolívar para dirigirse a Cucuta, donde pueden adquirir los insumos básicos para su alimentación y las medicinas que no encuentran en su país.
En esta nueva oleada de compradores se observó la presencia de viajeros de otras regiones de Venezuela, esta vez los compradores no procedían solamente de San Cristobal y Merida, había personas de Maracay, Valencia, Barquisimeto y Trujillo, ciudades en las que actualmente no se encuentra ni papel tuale.
El diario oficial del gobierno del presidente Maduro en la zona de occidente, PANORAMA, señala en un amplio artículo que, caravanas de familias venezolanas condujeron durante horas el domingo por rutas infestadas de bandidos hacia un retén en la frontera colombiana donde podrán cruzar al país vecino en busca de los alimentos y medicinas que escasean en casa.
Por segundo fin de semana consecutivo, el autotitulado gobierno socialista de Venezuela abrió la frontera a Colombia, cerrada desde hace mucho tiempo. A las 6 de la mañana una cola de aspirantes a compradores surcaba todo el pueblo de San Antonio del Táchira. Algunos llegaron en autobuses fletados desde ciudades a ocho horas de distancia.
El sábado, unos 35.000 venezolanos cruzaron la frontera el primer día de lo que el gobierno colombiano calificó de un “corredor humanitario”.
El gobierno en Caracas cerró todos los cruces hace un año para reprimir el contrabando en la frontera de 2.219 kilómetros.
Sostenía que los especuladores causaban escasez al comprar alimentos y gasolina a precios subsidiados en Venezuela para revenderlos a precios mucho más altos en Colombia.
Pero la carestía sigue creciendo en Venezuela, con inflación de triple dígito, controles monetarios que limitan las importaciones e inversiones y el derrumbe de los precios del petróleo que financia el gasto oficial.
El gobierno venezolano trata de desacreditar las declaraciones sobre una crisis humanitaria y prefiere atribuir la escasez a sus enemigos y los contrabandistas. El presidente Nicolás Maduro calificó de “show mediático” las imágenes chocantes de medio millar de mujeres que atravesaban el retén y decían que estaban desesperadas por conseguir alimentos.
El domingo, la televisión estatal mostraba escenas de venezolanos que regresaban de Colombia con las manos vacías, quejándose de los precios supuestamente inflados y el mal trato a manos de sus vecinos.
A pesar de una fuerte presencia militar, la gente mantenía el orden y se mostraba tensa y expectante. Algunos activistas repartían panfletos contra el gobierno, buscando explotar la frustración que ha caracterizado los tumultos y las largas colas en los supermercados en las últimas semanas, pero la mayoría de los que aguardaban en el cruce demostraban escaso interés por la política, entusiasmados por las perspectivas de encontrar supermercados con estanterías llenas y la oportunidad de comprar pequeños lujos como el esmalte para uñas.

Share this post