Acusan por Narcotráfico a Coronel Venezolano

Acusan por Narcotráfico a Coronel Venezolano

La fiscalía de Nueva York insiste en desmantelar el cartel de los soles, una banda de supuestos narcotraficantes formada por oficiales de alto rango de la armada venezolana.

Generales, coroneles y tenientes de las diversas fuerzas armadas del país suramericano están bajo la lupa de las autoridades norteamericanas, que alegadamente poseen suficientes pruebas para probar el nivel de culpabilidad de los militares venezolanos en el tráfico de drogas hacia los Estados Unidos. Varios de esos militares narcotraficantes, ya están en poder de la justicia y son actualmente colaboradores de la DEA como testigos protegidos.

Un expediente federal indica que el oficial de la Guardia Nacional Bolivariana, Darry Francisco Fortoul Ochoa, está implicado junto con otros cuatro militares de mediana jerarquía y dos de alto rango en delitos de drogas. En los papeles del caso se destaca que el sospechoso, era ayudante del General Nestor Reverol, otro militar de alto rango buscado por narcotráfico en los Estados Unidos y que fue nombrado recientemente por el Presidente Nicolás Maduro, como jefe de ese contingente militar.

Un periodista neoyorquino, Maibort Petit, publica hoy el informe sobre la solicitud de captura contra el oficial y cuatro de sus subalternos, señalando que el caso contra Fortoul Ochoa, permanece sellado en la Corte del Distrito Este de Nueva York, no obstante trascendido que los fiscales de Manhattan, Preet Bharara, y de Brooklyn, Robert Capers, acusan al oficial venezolano de pertenecer a un grupo de militares que se asociaron para colaborar con diferentes carteles de droga colombianos con el fin de permitir el traslado de cientos de kilos de cocaína para ser enviados a Norteamérica.

En la acusación 12-CR-399 se asegura que el teniente coronel Fortoul Ochoa conspiró para traficar drogas a Estados Unidos y que su caso fue reasignado a expedientes existentes, tomando en cuenta lo establecido en la regla 50.3 que permite agrupar casos similares del mismo delito, evento o transacción.

De acuerdo con el documento, Fortoul Ochoa aparece implicado junto con otros cuatro militares de mediano rango y dos de alto rango en delitos relacionados con tráfico de drogas. Fortoul es activo y trabajó directamente con el general Néstor Reverol, ex director de la Oficina Nacional Antidrogas, y con el subdirector de la misma agencia, Edylberto Molina Molina, estos últimos buscados por el mismo delito.

El teniente coronel Fortoul Ochoa fue miembro de la Fundación Venezolana para la Prevención y Tratamiento de Consumo de Drogas en 2009. El militar venezolano fue subordinado del actual ministro de Interior por más de dos años en la ONA y luego compartió responsabilidades de dirección en varias instancias del gobierno de Hugo Chávez.

Lo buscan por otro delito. Darry Fortoul Ochoa posee otro expediente criminal en Estados Unidos. En el Condado León del estado de Florida el militar venezolano fue acusado de conducción temeraria, manejar con exceso de velocidad y  bajo los efectos del alcohol o de sustancias estupefacientes. El cargo está registrado bajo el número 2003CT58230A, con fecha  3 de agosto de 2003. Desde esa fecha, aparece como buscado por las autoridades de Florida donde el militar posee varias propiedades inmuebles, reseña el reporte.

En Nueva York, Fortoul Ochoa está acusado por recibir dinero de varios narcotraficantes colombianos a cambio de facilitar el acceso a rutas de varios estados de Venezuela para el transporte de cocaína proveniente de las FARC, reportar información sobre la presencia de militares en algunos puntos de control, colaborar y ejecutar órdenes para el tráfico de la droga por territorio venezolano y su transporte a Estados Unidos.

Asimismo trascendió que Gil Fourtul, que alegadamente posee varios bienes e inmuebles en la Florida, quedó inhabilitado para usar a su favor varios millones de dólares que supuestamente posee en bancos de esa localidad, cuentas que aparentemente pasaron a manos del Departamento de Estado.

Pese a que los militares venezolanos ocupan un sitial importante en la escala de delincuentes buscados por la DEA, el caso de más alto perfil en los momentos en Estados Unidos es el proceso contra los sobrinos del Presidente Nicolás Maduro, Efraín Antonio Campos Flores y Franqui Francisco Flores de Freitas, atrapados con la manos en la masa en Haití, donde pretendían vender ochocientos kilos de cocaína a un grupo de agentes encubiertos que se hicieron pasar como miembros de la banda del Chapo Guzmán.

Share this post