Buscados por Narcos Asumen Poder en Venezuela

Buscados por Narcos Asumen Poder en Venezuela
Rangel Silva, Hugo Carvajal (a) el pollo y Nestor Reverol, actual super ministro en Venezuela.
Rangel Silva, Hugo Carvajal (a) el pollo y Nestor Reverol, actual super ministro en Venezuela.

Los militares que tomaron el poder en Venezuela están casi todos buscados por tráfico de drogas en varios países del orbe, según trascendió a la Redacción de LAVOZDEAMERICA.

El insólito caso salió a relucir en el diario brasileiro O Estado de Sao Paulo, en que nombran a nueve altos funcionarios del poder en el país suramericano, como miembros de una temible pandilla denominada “El cartel de los soles”, formada por generales condecorados por el gobierno de Hugo Chávez.

El reportaje del medio carioca fue ampliado por el DIARIO LAS AMERICAS, en Miami, donde el periodista JOAQUIN F. CHAFFARDET, publico por su parte una lista de los militares buscados por drogas y de políticos y diplomáticos supuestamente vinculados al terrorismo internacional, como el caso de Ghazi Nasr Aldin y el ciudadano libanés Fawzi Kanan, ambos miembros del cuerpo consular de Venezuela y alegadamente fichas importantes del grupo Hezbolá.

El gobierno venezolano reconoció que Ghazi Nasr al Din, es funcionario diplomático,  que desempeñaba labores como consejero de asuntos políticos de la Embajada de Venezuela en Beirut, y negó que tuviese algo que ver con el terrorismo. Fawzi Kanán, es dueño de dos agencias de viajes en Caracas, y está señalado de recaudar fondos y patrocinar a Hezbolá, organización calificada como terrorista por la Casa Blanca.

De acuerdo a las apreciaciones de los periodistas autores de las denuncias, el grupo criminal lo encabeza el actual ministro de Justicia y Paz, calificado como el “verdadero presidente de Venezuela”, Nestor Reverol Torres, de 51 años, ex director de la Oficina Nacional Antidrogas (ONA) y ex comandante de la militarizada Guardia Nacional Edylberto José Molina Molina (53), ex subdirector de la ONA.

Estos dos militares dominan la distribución de alimentos, de medicinas, la administración de justicia, la policía y las fuerzas armadas, cuyos contingentes son obligados a gritar consignas comunistas en cada acto social y militar en el que participan.

Chafardet afirma que nueve altos funcionarios conformarían la lista negra elaborada en Washington, en la en la que figuran militares, diplomáticos y políticos, que han sido sancionados y buscados por Estados Unidos de América, quienes a pesar de las denuncias en contra, continúan en sus cargos dentro del Gobierno de Nicolás Maduro.

Al margen de los reportajes que señalan la presencia de narcos en el ejército venezolano, la más reciente denuncia del Departamento de Estado indica que el capitán retirado de la Guardia Nacional Bolivariana Vassyly Kotosky Villarroel Ramírez, es supuestamente un poderoso capo de la droga, con nexos internacionales conforme a la Ley de Designación de Cabecillas Extranjeros del Narcotráfico (Kingpin Act).

Con Villarroel Ramírez ya son cinco los militares venezolanos, retirados o activos, que EEUU sanciona. También se incluye a un agente del Sebin, a un diplomático, y a políticos del PSUV que son diputados y otros llegaron a ser gobernadores.

Entre los alegados jefes de las bandas delictivas mencionados por las autoridades norteamericanas se menciona al capitán de navío (r) Ramón Rodríguez Chacín, ex ministro del Interior; el general Hugo Carvajal, director de Inteligencia Militar; y el jefe del CEO de las Fuerzas Armadas, general Henry Rangel Silva, sancionados por el Departamento de Estados por supuestamente asistir a la guerrilla de las FARC y a carteles de droga.

Igualmente en el 2011, el Departamento del Tesoro sancionó a Amílcar Figueroa, representante de Venezuela en el Parlamento Latinoamericano; el general del Ejército Cliver Alcalá Cordones; al diputado Freddy Bernal y al funcionario del Sebin, Ramón Madriz, por asistir a las FARC y a narcotraficantes.

También destaca en su reportaje Chafardet, que en el 2008, las autoridades revelaron los nombres de dos colaboradores de la organización terrorista Hezbolá, radicados en Venezuela: el diplomático Ghazi Nasr Aldin y la ciudadano libanés Fawzi Kanan.

Nasr Aldin era encargado de negocios de la embajada venezolana en Damasco, pero ahora es director de Aspectos Políticos en la embajada de Venezuela en Líbano.

La designación de estas personas en la referida lista negra, está acompañada del congelamiento de los bienes que puedan poseer en Estados Unidos, y prohíbe a entes estadounidenses realizar transacciones con los designados o sus propiedades. Washington no revela qué se les embarga y la cantidad de posesiones.

Share this post