Cae Otro Eslabon del Carcel de los Soles

Cae Otro Eslabon del Carcel de los Soles

Los narcosobrinos podrían ser la clave de las autoridades norteamericanas para darle un golpe mortal al cartel de los soles, conformado alegadamente por oficiales de alto mando militar en Venezuela.

Un informe reciente publicado por un “bloguero”, Maibort Petit, que sigue de cerca el caso, señala que los hijos adoptivos de la primera dama de Venezuela, Cilia Flores, actualmente detenidos en Nueva York por conspiración para transportar drogas a Estados Unidos, sostuvieron una estrecha relación con un guardia nacional venezolano dedicado al narcotráfico en gran escala.

La nota indica que Efraín Antonio Campos Flores y Franqui Francisco Flores de Freitas habrían tenido relación directa con el narcotraficante Vassyly Kotosky Villarroel-Ramírez, alias “El Potro”, un funcionario del ejercito bolivariano que según detectaron los agentes de la DEA, era el encargado de manipular los radares para permitir el tránsito de aviones cargados de drogas.

Villarroel Ramírez también es mencionado en un informe elaborado en Honduras, donde lo califican como el “hombre” clave para coordinar la llegada de los aviones venezolanos que transportaban drogas hacia ese país centroamericano.

“El Potro”, aparentemente está en poder de las autoridades en Venezuela, donde goza de protección para evitar que sea deportado.

Actualmente los fiscales que procesan a los hijos adoptivos de la Primera Dama, Cilia Flores, presionan a los detenidos para que se decidan a colaborar con las autoridades a fin de asestarle un golpe definitivo al cartel de los soles, posibles propietarios del alijo de drogas.

Uno de los investigadores afirma que los narcosobrinos hasta ahora han declarado que la droga que tenían planeado llevar a USA, 1600 libras, procedía de los laboratorios de la Güerilla colombiana, aparentemente el principal proveedor de cocaína del Cartel de los Soles, pero hasta ahora no han dicho quiénes eran sus contactos en Venezuela para embarcar la coca en Maiquetía, un aeropuerto rodeado por los cuatro costados por la Guardia Nacional.

En torno al caso, la DEA tomó como referencia para demostrar la corrupción en la Guardia Nacional que cuida el terminal Aéreo Simón Bolívar, el caso de un avión de Francia que fue cargado en Maiquetía con más de una tonelada de cocaína y otro que llego a México con dos mil libras de drogas.

Ambas naves fueron cargadas por empleados del aeropuerto y guardias nacionales que, en vez de revisar las maletas las etiquetaron como parte del equipaje.

 

 

Share this post