Tragedia con Tinte de Corrupción

Tragedia con Tinte de Corrupción
En 2009 el gobernador oficialista de Mérida, Marcos Díaz Orellana, dijo que la empresa iniciaría operaciones gracias a un convenio con China.
En 2009 el gobernador oficialista de Mérida, Marcos Díaz Orellana, dijo que la empresa iniciaría operaciones gracias a un convenio con China.

La aerolínea involucrada en el desastre de Medellín, que cobró la vida de 72 personas, aparentemente forma parte de la ola de corrupción que consume a Venezuela.

Desde su fundación en el dos mil nueve la compañía ha confrontado problemas, tantos que dejó de operar en Mérida, Venezuela, donde se inició y se trasladó al otro extremo del país, Margarita, de donde desapareció inesperadamente, después de ser apadrinada por el gobernador de esa entidad, Carlos Mata Figueroa, quien alegadamente figura como uno de los accionistas del conjunto empresarial.

Los supuestos propietarios de la línea, todos ellos vinculados al gobierno actual en Venezuela y chavistas de reconocida solvencia económica, están aparentemente ligados a un empresario chino buscado en Asia por diversos delitos de corrupción.

El diario EL NACIONAL, que se publica en Caracas, trae en su edición de hoy primero de diciembre, un trabajo que cita como fuentes a Panampost e Infobae. La redacción de LOULTIMODIGITAL, incluye el reporte completo, por considerar que el mismo contiene información de interés que aparentemente vinculan la corrupción como el principal ingrediente en una tragedia que enluta al mundo deportivo y a la sociedad brasileña.

Al margen de los reportes oficiales, hay que agregar un informe que señala que la nave no estaba acondicionada para viajes tan largos como el que planificó la tripulación y afirman además no fue equipada con suficiente combustible para cubrir la distancia.

La nota de el NACIONAL comienza de la siguiente manera: Luego del accidente aéreo ocurrido el lunes en Medellín, en el que murieron 72 personas, entre ellos los jugadores del equipo de fútbol brasileño Chapecoense, han surgido dudas sobre la aerolínea en la que viajaban y sus orígenes en suelo venezolano.

Lamia (Línea Aérea Mérida Internacional de Aviación) es una compañía anónima que nació en 2009 en el estado Mérida y opera desde el año pasado en Bolivia, con capital venezolano.

Un reportaje publicado en Infobae afirma que el dueño de la empresa, Ricardo Alberto Albacete Vidal, es un empresario venezolano al que se le vincula con un magnate chino acusado de corrupción.

Panampost agrega que la empresa fue fundada por el gobernador oficialista de Mérida, para ese entonces, Marcos Díaz Orellana. Afirman que Díaz Orellana dijo en 2010 que la empresa iniciaría operaciones con 12 unidades gracias a un convenio con China, las cuales supuestamente ya estaban ensambladas y en fase de certificación.

En esa oportunidad Díaz Orellana señaló a medios regionales que contaba con más de 5 millones de dólares para la adquisición de las aeronaves. “Estamos hablando de un cálculo de 170 millones de dólares que se utilizarán en el equipamiento y en la contratación de personal”.

La aerolínea no consiguió volar y en 2013 Albacete decidió mudar su proyecto, y se lo ofreció al gobernador de Nueva Esparta, Carlos Mata Figueroa. “Lamia es nuestra línea margariteña, neoespartana; al fin Margarita tendrá una empresa aérea propia y desde aquí vamos a ir a diferentes partes de Venezuela y del exterior, ya que cubrirá rutas nacionales e internacionales”, dijo Mata Figueroa, en un acto realizado en noviembre de ese año.

Más involucrados

Agrega Panampost que en 2014 el dirigente regional Humberto Araujo advirtió sobre presuntas irregularidades con la aerolínea, pues para ese año aún las supuestas 12 unidades no habían levantado vuelo.

Agregó que los gobernadores oficialistas, Díaz Orellana y Mata Figueroa, asumieron la propiedad de la empresa junto con el gobernador de Bolívar Francisco Rangel Gómez.

La aerolínea no logró viajar comercialmente en el país y finalmente fue trasladada a Bolivia, donde comenzó a funcionar como “pequeño operador” aerocomercial. Los dueños de la nueva compañía serían Marco Antonio Rocha y el piloto Miguel Quiroga, quien estaba al mando de la aeronave que cayó en Medellín.

El Dato

Lamia se dedica a prestar servicios aéreos comerciales, transportes aéreos no regulares de pasajeros, correspondencia y carga tanto nacional como internacional a entidades corporativas, privadas, gubernamentales y aeronáuticas, en aviones y helicópteros de los tipos y configuraciones aprobadas por la autoridad aeronáutica de Bolivia, dice la web de la compañía aérea.

 

Share this post