Furioso Trató de Matar ex y se Llevó una Sorpresa

Furioso Trató de Matar ex y se Llevó una Sorpresa
Se declaró culpable de un complot para matar a su exesposa y fue condenado a solo nueve años de prisión.

El hombre, residente en Santa Ana, California,  supuestamente contrato a un sicario para realizar la tétrica faena, pero se llevó una sorpresa y el plan falló.

William John Wallace, tenía todo fríamente calculado, el cuerpo de la mujer seria echado al mar y al momento del crimen, el estaría bien lejos, en un viaje de vacaciones por Europa.

Wallace, que podría recibir una cadena perpetua, logró un acuerdo con la Fiscalía del Distrito del condado de Orange y se declaró culpable de intento de homicidio y dos cargos de solicitud de asesinato para evitar pasar el resto de su vida en prisión.

EL abogado de Wallace- argumentó que su cliente no podía ser hallado culpable, debido a que éste nunca pagó un centavo a los hombres que servían como intermediarios para el acuerdo, quienes eran también parte de la operación encubierta.

El sicario falso

Wallace contrató a un detective privado, para “encontrar cosas negativas sobre su exesposa”, con quien tenía discusiones sobre la manutención y custodia de una menor.

Y agregó que el detective se preocupó acerca del coraje de su cliente contra su exesposa cuando Wallace empezó a hablar de contratar a un sicario que vendría desde Inglaterra por $9,000.

El investigador contactó a la Policía de Santa Ana y los agentes le aconsejaron grabar las conversaciones que tenía con Wallace. El jurado pudo oír cerca de 10 conversaciones, que se dieron desde el verano hasta finales de 2013.

En las conversaciones, Wallace habló acerca de conseguir un celular desechable en el sur del condado de Orange, ya que esto podría infundir sospechas sobre la actual pareja de su exesposa, ya que su matrimonio estaba teniendo problemas.

Investigadores del condado de Orange tomaron el caso en octubre y colocaron al agente Bill Beeman, para que se haga pasar como el sicario, a quien apodaron ‘el capitán’.

En su relato, el fiscal adjunto agregó que Wallace no quiso pagar nada por adelantado porque dijo no confiar en los americanos.

Un mes después la motivación para llevar a cabo el ataque disminuyó ya que, al parecer, el pleito por la custodia de su hija llegó a tal punto que de haber procedido al asesinato, Wallace hubiera quedado como el principal sospechoso.

Cerca al Día de Acción de Gracias de 2013, Wallace le dijo al sicrio: “Ya no soporto más, ha llegado la hora”.

De acuerdo con la Fiscalía, Wallace acordó pagar por adelantado $2,500 y reunirse con el supuesto sicario para entregarle una foto de su exesposa y pedirle que no matara a su exmujer frente a su hija, en ese entonces de 4 años de edad.

“Wallace había planeado salir del país en día del crimen y así tener una coartada perfecta”. Sin embargo fue detenido

Share this post