Descubren Falsificación con la Carne

Descubren Falsificación con la Carne

Escucho alguna vez sobre los fraudes con la carne molida. Se trata de una estafa continuada y que se ha generalizado en todos los países del mundo.

Pero en España las autoridades le pusieron freno a esta práctica al descubrir el complot de una empresa cárnica que usaban productos de mala calidad y carne de otros animales para hacer el gran negocio.

Un diario madrileño ofreció los detalles de lo ocurrido e informo que al menos 14 personas fueron detenidas y acusados de atentar contra la salud de los españoles.

Se trata de productos ultracongelados de la empresa Eurofrits, que en lugar de emplear carne de vacunos elaboran una mezcla que contenía porcino, grasas, soja y otros complementos peligrosos para la salud.

La empresa reconoce un “error de etiquetado” pero niega “haber obtenido beneficio económico alguno”

Hamburguesas, albóndigas y otros productos ultracongelados que, según su etiquetado, eran de carne de vacuno y en realidad estaban hechos con materias de muy baja calidad, tal y como ha descubierto la Guardia Civil, que ha detenido 14 personas por este fraude alimenticio a escala nacional. Los arrestados han pasado a disposición judicial por los presuntos delitos de Estafa y Contra los Derechos de los Consumidores.

En el marco de la operación ‘Catering’ -que se inició en diciembre de 2015 cuando se tuvo conocimiento de la existencia de este posible fraude-, los agentes han descubierto en Burgos la empresa cárnica responsable del engaño, Eurofrits S.A., que comercializaba productos de baja calidad en lugar de la carne de vacuno que decían contener.

Aunque el comunicado de la Guardia Civil señala que Eurofrits “vendía bajo su propia firma y para marcas blancas”, la empresa ha aclarado a EL MUNDO que, “en el caso de los productos cárnicos no fabricamos para otras marcas”.

En esta compañía, que cuenta con 150 empleados, se elaboraban hamburguesas y otros productos que se vendían con una etiqueta que reflejaba una determinada proporción de vacuno mientras que los análisis mostraron que, en un porcentaje elevado, realmente contenían porcino e, incluso, otras materias como complementos panarios, grasas o soja.

La Guardia Civil constató que, al menos desde 2002, los diferentes elaborados en la planta, comercializados generalmente como ultracongelados, podían llegar a contener menos del 25% de carne vacuna. La naturaleza de dichos elaborados (hamburguesa, albóndigas,…) impedía descubrir el engaño, ya que sólo era posible descubrirlo mediante un análisis en un laboratorio especializado. El fraude se descubrió a raíz de la denuncia de un ex trabajador que, a su vez, fue despedido por Eurofrits, acusado de estafa.

Según la Guardia Civil, la empresa distribuía en el mercado nacional, por lo que el alcance de la comercialización parece situarse en “cotas muy elevadas”. Los agentes de la operación ‘Catering’ recorrieron multitud de establecimientos para hacer las comprobaciones e inspeccionaron locales en distintos puntos geográficos. También se analizaron más de 3.000 documentos, algunos de los cuales fueron aportados por el denunciante.

Los resultados analíticos realizados en laboratorios de la Administración Central del Estado pusieron en evidencia la realidad de la fabricación. Las importantes diferencias entre los precios correspondientes a la carne de vacuno y al resto de materias con las que se suplía la carne original proporcionaba importantes beneficios económicos a la empresa burgalesa.

En un comunicado remitido al periodico EL MUNDO la empresa afectada dice que “es completamente falso que, a día de hoy se haya puesto a disposición judicial a persona alguna de Eurofrits”. Sí reconoce que “existe un proceso judicial abierto, con el que estamos colaborando”, pero “no existe ninguna sentencia judicial que determine la existencia de ningún delito de fraude”.

También admite que hubo “un defecto en el etiquetado de algunos de los productos, que está totalmente subsanado desde diciembre de 2015” y matiza que “en ningún caso ha existido riesgo para la Salud Pública, como ha quedado constatado por las autoridades oficiales”. En efecto las autoridades sanitarias de la Junta de Castilla y León en Burgos dijeron en su día que no había riesgo para la salud.

Eurofrits niega también haber obtenido beneficios económicos con esta práctica -que se utiliza para dar más jugosidad a la carne-, puesto que “el precio de venta siempre ha estado adecuado a lo que contenía el producto”.

En la denuncia, el ex trabajador aportó documentación en la que quedaría demostrado que al menos entre los años 2002 y 2015 los productos congelados fabricados en Eurofrits tendrían una composición diferente a la que aparece en su etiquetado, según informaba el ‘Diario de Burgos’

En la operación han participado agentes pertenecientes a la UCOMA (Unidad Central Operativa de Medio Ambiente) y del SEPRONA de la Guardia Civil.

Share this post