Novia de un Presidente a la Cárcel por Corrupta

Novia de un Presidente a la Cárcel por Corrupta

Se hacía pasar por abogado, era agente inmobiliaria, usaba las oficinas de la casa de gobierno para sus trajines y ahora tiene que pagar por su audacia, dijo la jueza que condenó a diez años de prisión a Gabriela Zapata.

La mujer se hizo famosa cuando anunció que era oficialmente la novia del empedernido soltero Evo Morales, presidente de Bolivia. La mujer incluso llegó afirmar que era madre de un hijo del mandatario.

Sin embargo, todo era mentira, no era abogado, su título fue fraguado con la ayuda de varios cómplices, sus negocios todos eran fraudulentos, lo único verdadero fue su noviazgo con Morales y se aprovechó de esta coyuntura para hacer pingues negocios con china y algunos empresarios bolivianos, lo que le permitió comprar autos de alta gama, mansiones, edificios y mantener una cuenta de más de seis cifras en los bancos neoyorquinos.

Ek informe sobre el caso señala que el Tribunal Primero de Sentencia de la ciudad de La Paz condenó esta madrugada a diez años de cárcel a Gabriela Zapata, ex novia del presidente boliviano, Evo Morales.

La mujer estaba en prisión preventiva desde febrero del año pasado en la cárcel de mujeres de La Paz, imputada por delitos de legitimación de ganancias ilícitas, asociación delictiva, falsedad ideológica, uso de instrumento falsificado, contribuciones y ventajas ilegítimas y uso de bienes y servicios públicos.

Gabriela Zapata inicialmente fue mencionada el 3 de febrero de 2016 como la madre de un presunto hijo del presidente Morales. La revelación periodística provocó la caída de la popularidad del mandatario, además de un sonado escándalo. El presidente perdió en el referéndum constitucional del 21 de febrero del mismo año, por lo que no podrá presentarse como candidato a las elecciones de 2019.

Zapata admitió en febrero pasado, desde la cárcel, que nunca tuvo un hijo por efecto del romance que mantuvo con Evo Morales entre 2005 y 2009, y aseguró que fue utilizada para afectar la imagen del mandatario.

La empresaria, antes de su detención, tenía nexos con la china CAMC, empresa que se adjudicó contratos del Estado boliviano por más de 600 millones de dólares en los últimos años.

Gabriela Zapata poseía varios inmuebles, joyas y vehículos de lujo. En el proceso judicial señaló que su patrimonio de 8,2 millones de bolivianos (1,2 millones de dólares) era producto de regalos que le hacían sus parejas sentimentales.

“Es una sentencia política e injusta”, reaccionó la mujer, de 32 años, que lució impecable vestuario, peinado y maquillaje en todas las audiencias judiciales en La Paz.

El tribunal de Justicia también condenó a cuatro años de cárcel a una amiga de Zapata y a tres años a un asistente de la ex novia de Morales.

Ahora resta saber el fallo de un segundo juicio a Gabriela Zapata porque Evo Morales demandó a su ex pareja por el delito de trata de personas.

El Parlamento determinó en agosto del año pasado que el mandatario no incurrió en el tráfico de influencias a favor de la empresa china CAMC Engineering, donde Zapata era gerenta comercial.

 

Share this post