Congelan Inmensa Fortuna a Chavista en USA

Congelan Inmensa Fortuna a Chavista en USA

Tarek el Aissami, supuesto narco perseguido por la justicia norteamericana
La fortuna congelada al supuesto magnate de la droga Tareck El Aissami, actual vicepresidente de Venezuela es mucho más grande de lo que esperaban, anunció un vocero del Departamento de Estado, durante una conversación con la prensa, luego de revelar las sanciones contra funcionarios venezolanos que poseen bienes en los Estados Unidos.
“El Aissami y (su colaborador Samark) José López Bello, tenían mucho más dinero de lo que anticipábamos”, dijo el alto funcionario del Gobierno de Donald Trump, que pidió el anonimato.
En concreto, agregó, “el valor de sus activos congelados es de cientos de millones de dólares”.
El funcionario estadounidense subrayó que “es chocante ya que El Aissami tiene una prolongada carrera en el Gobierno”, y “habla a las claras de la descontrolada corrupción y el narcotráfico en Venezuela.
Mientras tanto el Departamento del Tesoro anunció acciones contra un total de 13 funcionarios, encabezados por Tibisay Lucena, NestorReverol, Elías Jaua y Tarek William Saab, quienes serán sancionados con el congelamiento de bienes o activos por parte de esa entidad.
Al ser sancionados, cualquier fondo o activo que se tenga, queda congelado y no se puede transferir.
Para los efectos del Departamento del Tesoro, los funcionarios fueron incluidos en la data de la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC), que administra y hace cumplir las sanciones económicas y comerciales sobre la base de la política exterior y objetivos de seguridad nacional.
De igual manera, la lista OFAC prende las alarmas en las aduanas, aeropuertos y puertos a nivel internacional. Esa persona marcada como individuo OFAC también perderá la movilidad internacional.
Si estas personas tenían capitales a su nombre o en empresas donde figuraban como accionistas, directores o representantes, no podrán repatriar esos capitales.
Una persona incluida en lista OFAC verá cómo poco a poco pierde sus instrumentos financieros (cuentas, tarjetas de crédito, acceso a financiamiento, medios electrónicos de pago).
Esta es la lista de nuevos sancionados por el Departamento del Tesoro estadounidense, divididos en tres grupos según el motivo de la sanción:
1.- Personas sancionadas por promover las elecciones de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) o por socavar la democracia o los derechos humanos en Venezuela:
Tibisay Lucena, presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE): La semana pasada, Lucena rechazó todo intento de “injerencia extranjera” en la ANC convocada por el Gobierno de Nicolás Maduro, al considerar que eso atentaba contra “el principio de autodeterminación” y la soberanía de Venezuela.
Elías Jaua, presidente de la Comisión Presidencial para la Asamblea Nacional Constituyente: Según el Tesoro, “responsable de formar y operar el proceso” de la ANC. También es el actual ministro de Educación y ex vicepresidente de Venezuela. Jaua quien siempre ha sido militante de la izquierda, desde el año 1996 se unió al Movimiento Bandera Roja (MBR), siendo más tarde el director de ideología del nuevo partido que apoyaba al ex presidente Hugo Chávez, el Movimiento Quinta República.
María Iris Varela, integrante de la Comisión Presidencial de Venezuela para la ANC y exministra del Servicio Penitenciario: Varela es reconocida por la población como una de los peores funcionarios del régimen madurista. Bajo su mandato, las prisiones se convirtieron en bases de comando para las organizaciones delictivas organizadas y “casas” vacacionales para los delincuentes , donde mandan sin rendir cuentas a ninguna autoridad.
Tarek William Saab, el defensor del pueblo de Venezuela: Según el Tesoro, su cargo incluye “presumiblemente” la tarea de “defender los derechos humanos en Venezuela” y es sancionado porque, a juicio de Estados Unidos, no cumple con ella.
2.- Funcionarios y exfuncionarios de las agencias gubernamentales venezolanas responsables, según el Tesoro, de “la violencia y represión” en las protestas que comenzaron en abril en Venezuela.
Néstor Reverol, ministro del Interior, Justicia y Paz de Venezuela: También es el excomandante de la Guardia Nacional Bolivariana y exdirector de la Oficina Nacional Antidrogas (ONA) de Venezuela. En 2016, el Departamento de Justicia de Estados Unidos desclasificó una acusación contra Reverol por su participación en una conspiración internacional de distribución de cocaína.
Carlos Alfredo Pérez, director nacional de la Policía Nacional Bolivariana de Venezuela: También excomandante de la Guardia Nacional Bolivariana encargado de la región de Carabobo, Pérez es acusado de ser uno de los principales responsables de las muertes que han ocurrido en los últimos meses en Venezuela por las protestas en contra del régimen de Maduro.
Sergio Rivero Marcano, comandante general de la Guardia Nacional Bolivariana de Venezuela (GNB, policía militarizada): Este funcionario fue vinculado en 2005 a la “masacre del barrio Kennedy”, un caso de exceso policial ocurrido en el barrio caraqueño la noche del 27 de noviembre de ese año, donde resultaron muertos tres estudiantes universitarios y tres heridos. Fue incluido en la lista del senador Marco Rubio para ser sancionado por los Estados Unidos de América (EUA) por estar incurso en delitos relacionados con la violación de los Derechos Humanos en Venezuela
Jesús Rafael Suárez Chourio, comandante general del Ejército Bolivariano de Venezuela:Anteriormente fue comandante de la Región de Defensa Estratégica Integral Central de las Fuerzas Armadas Nacionales de Venezuela, y líder de la Unidad de Protección y Seguridad del presidente de Venezuela.
Franklin García Duque, exdirector de la Policía Nacional Bolivariana y excomandante de la Región Estratégica de Defensa Integral Occidental de las Fuerzas Armadas Nacionales de Venezuela.
3.- Funcionarios y exfuncionarios relacionados con la petrolera estatal venezolana PDVSA o con el Centro Nacional de Comercio Exterior (CENCOEX), entidades que, según el Tesoro, están “fuertemente asociadas” con “la corrupción del Gobierno venezolano”.
Simón Zerpa, vicepresidente de finanzas de PDVSA, presidente del Banco de Desarrollo Económico y Social de Venezuela (BANDES), y presidente del Fondo Nacional de Desarrollo de Venezuela (FONDEN): El Tesoro asegura que, según un informe de una comisión de la Asamblea Nacional (AN, Parlamento), de la petrolera “desaparecieron aproximadamente 11.000 millones de dólares entre 2004 y 2014”.
Carlos Malpica Flores, que hasta enero de 2016 fue vicepresidente de Finanzas de PDVSA y Tesorero de la Nación: Sobrino de la esposa de Maduro, Cilia Flores, Malpica Flores se desempeñó como comisionado presidencial para Asuntos Económicos y Financieros y subtesorero nacional de la Oficina Nacional del Tesoro, desde el pasado mes de abril. También ocupó el cargo de director general de la Vicepresidencia Ejecutiva y secretario general ejecutivo del Ministerio de Relaciones Exteriores.
Rocco Albisinni Serrano, presidente del CENCOEX. Según el Tesoro, “el mercado negro que rodea al régimen oficial de tipos de cambio establecido” por esa entidad es un “importante motor de la corrupción en Venezuela”.
Alejandro Fleming Cabrera, expresidente del CENCOEX y actual viceministro para Europa del Ministerio de Relaciones Exteriores de Venezuela: Desde el año 2006, Fleming ha estado en diversos cargos de la llamada “revolución bolivariana”, siendo embajador de Venezuela ante Bélgica y Luxemburgo, representante permanente ante la Unión Europea con sede en Bruselas, viceministro de Relaciones Exteriores para Europa, ministro de Turismo, ministro de Comercio y presidente del Centro Nacional de Comercio Exterior (Cencoex).
Que funcionarios del alto gobierno se encuentren incluidos en las listas OFAC es una instrucción inmediata al sistema financiero mundial y cada banco debe inmediatamente activar filtros para detectar si los nombres de esos ciudadanos venezolanos mantienen cuentas en dicha institución, y deben proceder a congelar esos fondos y evitar cualquier movilización o brindar nuevos productos y servicios a estas personas.

WASHINGTON.- El Gobierno aseguró este miércoles que los activos congelados al vicepresidente venezolano, Tareck El Aissami, a quien impuso sanciones en febrero por sus vínculos con el narcotráfico, son mayores de lo anticipado y se elevan “a cientos de millones de dólares”.
“El Aissami y (su colaborador Samark) José López Bello tenían mucho más dinero de lo que anticipábamos”, dijo a periodistas un alto funcionario del Gobierno de Donald Trump, que pidió el anonimato.
En concreto, agregó, “el valor de sus activos congelados es de cientos de millones de dólares”.
El funcionario estadounidense subrayó que “es chocante ya que El Aissami tiene una prolongada carrera en el Gobierno”, y “habla a las claras de la descontrolada corrupción y el narcotráfico en Venezuela”.
En febrero, el secretario del Tesoro, Steve Mnuchin, afirmó que las sanciones impuestas a El Aissami y López Bello habían resultado en la congelación de “decenas de millones de dólares” en sus activos bajo jurisdicción de EEUU, la gran mayoría en propiedades inmobiliarias en el área de Miami y que incluían un avión privado.
El anuncio se produjo a la vez que Washington imponía este miércoles una nueva ronda de sanciones económicas a 13 funcionarios y exfuncionarios del Gobierno venezolano por abusos contra los derechos humanos, corrupción y acciones para minar la democracia, y con el fin de presionar al Gobierno de Nicolás Maduro cuatro días antes de la elección de la Asamblea Constituyente.
Entre ellos, figuran el jefe de la Comisión Presidencial para la Constituyente y exvicepresidente de Venezuela, Elías Jaua; la presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE), Tibisay Lucena; el ministro de Interior, Justicia y Paz, Néstor Reverol; y el defensor del Pueblo, Tarek William Saab.

Share this post