Importante Medio Neoyorquino Cierra su Edición Impresa

Importante Medio Neoyorquino Cierra su Edición Impresa

En una conversación informal con estudiantes de periodismo de la Universidad Autonoma de Santo Domingo, el año pasado, les advertía que el papel dejaría de ser una de las plataformas de comunicación para la nueva generación.
La reunión con los jóvenes periodistas se enfocó en la promoción de nuestros proyectos virtuales, LOULTIMODIGITAL.COM, Lavozdeamérica y TELEAMERICA, tres medios que reúnen y publican información de diferentes categorías, como un aporte diario a la comunidad que usa la red para enterarse más rápido y más eficientemente de lo que ocurre en el mundo.
En esa ocasión comenté las ventajas de Internet como medio de comunicación instantánea y la posibilidad de que se produjera un éxodo de los grandes medios impresos hacia la red, como la alternativa más viable para hacerle frente a los costos que involucra el uso de imprentas, tinta y papel para elaborar un periódico.
Los cambios ya comenzaron, el New York Times ha dado algunos pasos para llevar su edición impresa a la red y abandonar el papel, y ayer, uno de los medios icónicos de Nueva York, EL VILLAGE VOICE, dijo adiós a su edición impresa para darle la bienvenida a la publicación de sus notas en la Red.
Los demás medios mencionaron el cambio en sus edición de hoy, y uno de estos destaco que la rutina de los neoyorquinos está llena de rituales que ayudan a hacer la vida más llevadera en la gran urbe y uno de ellos es acercarse a los buzones de plástico rojo plantados en las esquinas en los que se ofrece gratis el The Village Voice, un periódico que con el paso de los años se convirtió en una alternativa a la prensa tradicional. Los nuevos editores de este semanal deciden, seis décadas después de su creación, abandonar el papel.
El anunció marca el fin de una era, literalmente. El anuncio del cese de su edición impresa refleja el cambio generacional que domina las calles de Manhattan, con los jóvenes pegados a las pantallas de sus teléfonos móviles mirando las fotos y los comentarios que cuelgan sus amigos en las redes sociales. Eso provocó que el Voice perdiera durante los últimos años millones de ingresos en anuncios clasificados.
El The Village Voice nació en 1995. Lo fundaron Dan Wolf, Ed Fancher y Norman Mailer en el barrio de Greenwich Village, con una inversión inicial de 10.000 dólares. De ahí a convertirse en una de las grandes fuerzas periodísticas de la ciudad de los rascacielos en la escena política, cultural, de las artes y social gracias a la final pluma de sus reporteros, que ofrecían una visión diferente de los grandes diarios.
Internet, sin embargo, cambió por completo sus fortunas. La red de redes hizo de plataforma para que emergieran nuevas publicaciones que replicaron su modelo de hacer periodismo. Los grandes medios de comunicación en Estados Unidos están registrando importantes incrementos en las suscripciones a sus ediciones electrónicas. Pero no está dicho que eso se traduzca en más ingresos publicitarios.
Peter Barbey, el propietario de esta publicación de tinte progresista, asegura que es la única opción que tiene para revitalizarlo y poder seguir dando voz a miles de neoyorquinos que de otra manera no pueden expresar sus ideas, opiniones, identidades e inquietudes. El trabajo del Voice, considerado como el primer periódico semanal alternativo a la prensa tradicional, ha sido reconocido con múltiples premios Pulitzer.
La publicación en su versión en línea cuenta actualmente con 1,3 millones de usuarios. El New York Post, que está justo en el otro extremo, publicaba un artículo esta mañana en el que reconocía que el abandono de la edición impresa será una “pérdida real, tangible” para los neoyorquinos. “Esperamos que los dueños estén en lo correcto y este sea un paso hacia nuevas glorias”, concluye su reporte.
Barbey, presidente y consejero delegado del The Reading Eagle, compró el Voice en octubre de 2015. La gran fuerza del periódico, dice, no es si sus historias salían impresas en papel o se publicaban cada semana: es un medio vivo que refleja perfectamente los tiempos y que evoluciona con sus lectores. “Quiero que The Village Voice represente eso para la nueva generación y las que vengan después”.

Share this post