A Los Sobrinos de Maduro les Espera una Larga Condena

A Los Sobrinos de Maduro les Espera una Larga Condena

Tenían la orden de permanecer callados, porque les prometieron que los abogados pagados por una empresa de Miami, relacionada con el gobierno venezolano, los sacarían del paquete sin mayores problemas, sin embargo, pese a que guardaron el más absoluto silencio, el juez del caso, Paul Crotty, desestimó los argumentos de la defensa y ahora los acusados, sobrinos del Presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, pagarán bien caro su silencio.

Los niños mimados de la Primera Dama de Venezuela ,Cilia Flores, recibirán una condena ejemplar, según se desprende de la actitud del magistrado, Crotty, que aceptó todas las acusaciones contra Francisco Flores de Freitas, 31, y su primo Efraín Antonio Campos Flores, 30, condenados por tráfico de drogas y al menos otros cinco cargos criminales más.

El juicio ocupó las primeras planas de los diarios en Latinoamérica, debido a la notoriedad de los traficantes, ambos adoptados por Maduro y que según se conoció, gozaban de todos los beneficios de pertenecer a la familia presidencial.

Tenían pasaporte diplomático, pese a que desconocían absolutamente lo relacionado con un cargo de esta naturaleza. Uno de ellos se identificó como Abogado, pero el otro, era según trascendió en los medios, un vago indolente que aprovechaba cada una de las oportunidades que les ofrecía su cercanía con el gobierno para cometer todo tipo de tropelías.

Supuestamente extorsionaban a los acreedores de la compañía petrolera de Venezuela PDVSA y aparentemente solo aquellos que pagaban un porcentaje en dólares sobre las deudas, recibían el pago, valiéndose para ello de la colaboración de otro primo que fue colocado por Cilia Flores en la administración y tesorería de la compañía del Estado.

Igualmente según publicaron algunos diarios, ambos alegadamente se encargaban de sacar criminales de la cárcel, en especial connotados narcotraficantes que caían en manos de la justicia y menos de 30 días salían de a la calle, con el salvoconducto para poder traficar todo lo que se les ocurriera.

Los sobrinos del presidente Maduro pensaron que nunca pagarían por sus delitos, eran demasiado poderosos, más sin embargo, se les ocurrió “la brillante idea de negociar con la a guerrilla colombiana un lote de cocaína que llevarían primero a Honduras, donde poseían un cartel encargado del tráfico y luego hacia los Estados Unidos, destino final de la coca, que supuestamente negociaran por 20 millones de dólares.

Pero cometieron el peor error de su carrera como traficantes, se dejaron engañar por la DEA, la ambición los llevo a negociar con desconocidos que a la postre, resultaron agentes encubiertos de la autoridades norteamericanas, y antes de que notaran su error, fueron apresados y enviados a Estados Unidos para un proceso que comenzó hace dos años y que terminó hace tres meses cuando un jurado los condenó por su intento de traficar la droga al país norteño.

Hoy, miércoles, cuando se llevó a efecto la audiencia oral, quedaron literalmente “fritos”, cuando el juez negó toda posibilidad de un nuevo juicio y los citó para el próximo mes, con la promesa de aplicarles una dura condena por sus delitos.

Share this post